• info@chamameargentina.org

Monthly ArchiveDecember 2018

CHAMAME DE LA HUMANIDAD

Unos 500 artistas participarán de la Gran Final de la Pre Fiesta Nacional del Chamamé

Después de los selectivos realizados en distintas sedes provinciales, nacionales e internacionales, se realizará esta semana la Gran Final de los Certámenes Pre Fiesta Nacional del Chamamé. Tendrá lugar durante los días: jueves 13 y viernes 14 de diciembre, desde las 16,30, en el Club Córdoba. Los ganadores de cada rubro accederán a formar parte de la grilla artística de la 29ª Fiesta Nacional del Chamamé y 15ª Fiesta del Chamamé del MERCOSUR, a desarrollarse del 11 al 20 de enero de 2019. Organizada por el Instituto de Cultura de Corrientes, participarán de esta Gran Final cerca de 500 jóvenes artistas, que ganaron en sus respectivas subsedes. En esta oportunidad habrá 84 rubros finalistas. El jueves 13 será el turno de los rubros de vertiente danza y el viernes 14 los de vertiente música, como siempre con acceso libre y gratuito. El desarrollo de los certámenes Pre Fiesta, se llevó a cabo en el transcurso del presente año, con un total de 37 sedes regionales, nacionales e internacionales, entre las que se pueden mencionar a: Fontana (Chaco); Las Breñas (Chaco); Villa Ángela (Chaco); Villa Guillermina (Santa Fe); Posadas (Misiones); Saladas (Corrientes); Curuzú Cuatiá (Corrientes); Bella Vista (Corrientes); Mburucuyá (Corrientes); Esquina (Corrientes); Mercedes (Corrientes); Paso de los Libres (Corrientes – Sede Internacional); Juegos Culturales Correntinos Circuito 1: San Miguel; Corrientes; Caá Catí; Itá Ibaté; Juegos Culturales Correntinos Circuito 2: San Roque; Chavarría; Saladas; Concepción; Bella Vista; Gobernador Martínez; Colonia Pando; Juegos Culturales Correntinos Circuito 3: Goya; Santa Lucía; Pueblo Libertador; Juegos Culturales Correntinos Circuito 4: Mariano I. Losa; Paso de los Libres; Yapeyú; La Cruz; Mercedes; Perugorría; Juegos Culturales Correntinos Circuito 5: Santo Tomé; Gobernador Virasoro; Ituzaingó; Alvear y Sede Corrientes Capital. Los certámenes constan de dos etapas de realización. La primera constituye la “instancia semifinal” y tiene lugar en las subsedes regionales, nacionales e internacionales habilitadas, donde se lleva a cabo la selección en cada uno de los diferentes rubros. La segunda etapa es la denominada “Gran Final de Certámenes Pre Fiesta”, donde se congregan más de ochenta (80) rubros finalistas y un total aproximado de 500 jóvenes artistas en escena, quienes compiten con sus pares, finalistas de cada sede, a fin de lograr un privilegiado lugar en el escenario mayor de la Fiesta Nacional del Chamamé del anfiteatro “Mario del Tránsito Cocomarola”. La elección de los ganadores se basa en un riguroso reglamento que incluye diversas especificaciones para las vertientes música y danza.  

Semillero

Detrás de las presentaciones y los artistas que desfilan cada año por el escenario Osvaldo Sosa Cordero de la Fiesta Nacional del Chamamé, hay un proceso organizativo que se inicia en el mes de marzo de cada año, a través de los certámenes Pre Fiesta, organizados por el Instituto de Cultura. La producción ejecutiva y realización de la instancia Pre fiesta en distintos puntos de la provincia, del país y del MERCOSUR, constituyen actividades medulares de la promoción que impulsa el Instituto de Cultura como uno de los ejes de la política cultural en la provincia.   La organización de los certámenes Pre-Fiesta, enmarcados en la Fiesta Nacional y Fiesta del Chamamé del MERCOSUR, tienen como finalidad la promoción de nuevos creadores e intérpretes del nuestra música correntina, que se expresen a través de la danza o de la música. Se busca estimular especialmente la participación de noveles artistas, otorgándoles la posibilidad de compartir escenario junto a artistas ya consagrados. Anualmente, desde mediados de marzo inicia la organización del circuito de sedes y su correspondiente agenda, dando inicio a los certámenes a partir del mes de junio. Se trata de una instancia federal de selección de nóveles artistas pero que a su vez constituye todo un movimiento cultural en los lugares donde se desarrolla. Para Eduardo Sívori, director de Artes Escénicas, de la Música y Audiovisuales del Instituto de Cultura de Corrientes, dicha instancia constituye una forma de acceso democrático al escenario mayor, dado que cada una de las sedes regionales, nacionales e internacionales asume la responsabilidad de selección de los semifinalistas que la representarán en la Gran Final de Certámenes Pre Fiesta.   La elección de los ganadores que representen a cada sede se rige por un reglamento específico que incluye precisas indicaciones para los diversos rubros contenidos en las Vertientes Música y Danza. Grupos de la talla de Los Alonsitos y solistas como Alan Guillén, Florencia de Pompert, Damián Ayala, La Chamamecera, Lissandro Benítez, Joaquín Benítez; entre otros, jóvenes chamameceros que se afianzaron como solistas en los últimos años, resultaron ganadores de la Pre Fiesta en diferentes momentos.  

La solicitud de todo tipo de información se puede realizar a través de las siguientes direcciones electrónicas:

  Correo electrónico: musicadaem@gmail.com/// margaritamambrin@gmail.com Facebook: https://www.facebook.com/margarita.mambrin Contacto telefónico: WhatsApp +54 (379) 154899823 Licenciada Margarita Mambrín Coordinadora General Certámenes Pre Fiesta Nacional del Chamamé —

Instituto de Cultura de Corrientes

Dirección: San Juan 546 Dpto. de Prensa y Difusión +54 9 379 4218679 Página Web:  https://culturacorrientes.com/ Cuenta Oficial en Facebook: @CulturaCorrientes Cuenta Oficial en Instagram: @culturactesok

Homenaje en el aniversario de su muerte

Recordarán a Ernesto Montiel, “El Señor del Acordeón”, en Paso de Los Libres

La Municipalidad de Paso de los Libres recordará a “El Señor del Acordeón”, Ernesto Montiel, en su 43º aniversario del paso a la inmortalidad, acontecido un 6 de diciembre de 1975. El encuentro será para rememorar el día de su fallecimiento, jueves 6 de diciembre, en plaza Independencia, frente a su monumento. El acto dará inicio a las 18, oportunidad en la que distinguidos artistas estarán realizando el homenaje a Montiel, acordeonista, autor y compositor, que nació en Paraje “El Palmar”, Departamento Paso de los Libres, el 26 de febrero de 1916. El acto será organizado por la Dirección de Cultura dependiente de la Secretaría de Desarrollo Humano y contará con la participación de la Municipalidad de Paso de los Libres.

Este homenaje es a uno de los máximos exponentes del chamamé y la música litoraleña que supo llevar la cultura correntina a los más grandes escenarios de Argentina. Ernesto Montiel permanece así en la memoria y en el arte con obras musicales como “Villanueva”, “Tus recuerdos”, “Angélica”, “El Tero”, “La corrida”, “La picana” y “La ratonera”. El acordeonista nació en la Quinta Sección “Palmar”, departamento Paso de los Libres, el 26 de febrero de 1916. Más de trescientas obras grabadas constituyen el repertorio de quien logró que el chamamé llegue hasta las grandes ciudades, conquistando al público no sólo litoraleño.

Su música entró al Teatro Colón, recibió la bendición papal y, por sobre todas las cosas, dejó su nombre en el bronce, inmortalizándolo junto a su arte. El músico falleció el 6 de diciembre de 1975 en Buenos Aires, sus restos permanecen en el Cementerio de la Chacarita.

Homenaje a Don Ernesto Montiel

 

Por qué me vuelve loca el Chamamé

Estuvo a punto de ser Patrimonio de la Humanidad y, por ahora, no fue. Pero la estética chamamecera gana corazones dentro y fuera del litoral. Aquí, el testimonio de una fan.

A Ramón lo encontramos en el camino que va al arroyo, media hora río adentro en el Delta. Vestido con malla y camisa blanca, no tardó nada en contarnos su dolor: lo habían echado del astillero. Treinta años había trabajado allí y ahora, decía con el énfasis de un correntino, no podía ni entrar. Pero eso no era lo peor sino esto: el que había tomado la decisión era el hijo del dueño. “Le crié, le enseñé a pescar sin impaciencia, lo vi hacerse alto, lo quise como a un hijo”, decía Ramón. “Un cuchillo por la espalda me clavó”, se lamentó ese hombre grandote de manos duras, pronunciando esa “elle” de campanitas que usan en su provincia. Un cuchiLIO.

Por ahí empieza la cosa con el chamamé. Una forma lírica de mirar la realidad. Como cuando dice: “Llora la costera al preguntar:/ “¿Dónde está mi amor, mamboretá?”,/ y el mamboretá, como negando/ su cuerpo está balanceando/ en la rama del sauzal”. No hay parodia en el chamamé ni miedo al ridículo. Si lo “cool” es, en un sentido literal, lo frío, lo distante -y de ahí derivó a algo así como lo que llamábamos “canchero”- ,no es “cool” el chamamé, ningún viento fresco sacude ese litoral. Más bien calor, humedad, sentimientos a la vista“De todas las flores bellas que han perfumado, ninguna con tu fragancia ni tu candor”, dice un verso. Y otro: “Lozana, grácil y esbelta, mi flor amada/ en un rincón venerado te llevaré/ presente estarás por siempre flor nacarada/ que en mi corazón amante conservaré”.
Los incansables del chamamé, Antonio Muñoz y Margarita Billordo.
Los incansables del chamamé, Antonio Muñoz y Margarita Billordo.

¿Exagerar? Para nada, es el litoral y todo es grandioso. Una belleza de rococó -como el ñandutí que se teje en la región- que hace pensar en el modernismo. La flor es nacarada, Rubén Darío está a la vuelta de la esquina. En estos días el chamamé estuvo a punto de ser declarado Patrimonio de la Humanidad pero por cuestiones formales no ocurrió.

Sin embargo el ritmo, su poética, gana corazones dentro y fuera del litoral. ¿Qué expresa? Gabriel Romero, presidente del Instituto de Cultura de la provincia de Corrientes, decía hace unos meses que son varias cosas: “Uno es el vínculo de los litoraleños con el paisaje, otro es el amor y el desamor. Y el tercero, las profundas creencias religiosas.”

¿Por qué me vuelve loca el chamamé?

Los esteros del Iberá. Paisaje correntino.

Los esteros del Iberá. Paisaje correntino.

Algo hay de esa estética preciosista puesta en este presente tan de concreto, por un lado. Y enseguida, el guaraní. ¿Cómo no conmoverse con el salpicado de guaraní en las letras, que los foráneos no entendemos? El famoso Kilómetro 11, Ramona Galarza lo canta así: Nerendápe ayú yevi/ de nuevo a implorar tu amor/ Sólo hay tristeza y dolor/ al hallarme mombiri. Y así todo el tema y casi todos los temas. Y aquí, en la vida y en el canto, la lengua de los conquistados resiste como un yuyo entre guijarros y va creciendo por la pared del castellano. Y en los europeos dientes de los Garcías, los Pérez, los Galarzas, los Bofilles y los Abitbol se cuelan el aguará, el amambai, los cunumí y el verano, como en la canción, puede ser ka’u, borracho.

El paisaje, decía Romero, y acá está el río, en todas partes. “Río, mío“, canta Ramón Ayala y sí, mío, el río en todas partes. En el canto de esa espera que espera un amor que se fue en la lancha. En el verso de Pocho Roch en que “la luna es un camalote“. En la promesa de un ranchito “que tenga color amor,/ventana al rio, puesta del sol“. Y por supuesto: “El viejo río que va/ cruzando el amanecer/ como un gran camalotal/ lleva la balsa en su loco vaivén“. El río es filosófico en el chamamé, por eso el amor se aleja y no vuelve porque “el río va, solamente va“. Ese río que es todo también es la desgracia: se me pone la piel de gallina todavía con el “apurá, te digo, que llega el río y no sé por qué/ el silencio aturde, asustándome“, de Apurate José“, una canción tan famosa que a veces la fama la tapa y cuesta escucharla.

Chipa. Comida típica de la zona.

Finalmente, ¿finalmente?, el trabajo, que se cuela por todas partes y es el trabajo de la tierra. Ayala le dedica versos espléndidos: “Selva, noche, luna/ pena en el yerbal“, empieza su canción al Mensú, que incluye la brutalidad del capataz: “Neike, Neike (vamos, vamos), el grito del capanga va resonando“. Y en otro tema, Cosechero, recuerda que el trabajo y los cuerpos de los trabajadores se traducen en dinero: “Algodón, que se va, que se va, que se va/ Plata blanca mojada de luna y sudor“. No puede ser más bello.

Pasan resonando en el silencio/ las lanchas que acarrean/ maderas y frutales“, se canta en Costera. Y está el taipero poriahú (peón pobre de los arrozales) de Roch y Tarragó, aquel de “Taipero poriahú/ domingo largo/ la noche va llegando/ de otros pagos“. El trabajo es el de la tierra y es orgullo pero la tierra es de otros: en el chamamé esto está claro.

Acá un compañero me pregunta por qué a mí, nacida tan cerca del Obelisco, me vuelve loca el chamamé. Será su humedad, su desmesura, su barroco, su río, su altivez, su ñandutí.

Qué ganas de gritar que yo también nací en la ribera azul del Paraná.

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram